Pescando con mosca
 

También conocida como fly fishing, esta técnica deportiva se realiza con mosca. Es un estilo de pesca muy espectacular en el lanzado, ya que este se realiza en forma de látigo transmitiendo desde la caña, pasando por el sedal hasta la mosca, la fuerza de nuestro lance. El tipo de sedal es muy importante ya que de ello dependerá el movimiento de la mosca, este señuelo es una imitación de insectos que habitan normalmente las aguas continentales, pueden ser insectos secos, ahogados, pupas o ninfas. Las cañas de pesca a mosca son de un peso ligero y muy flexibles para un mejor manejo sus longitudes varían entre 2 y 3,5 metros, los materiales de construcción más utilizados son la fibra de vidrio, epoxy o actualmente cañas de media o alta gama en fibra de carbono. Sus acciones pueden ser rápidas, medias o lentas, dependiendo de la curvatura que tome la caña doblándola desde la punta.

Respecto al lanzado, es todo un arte y requiere de meses sino años de perfeccionamiento hasta poder dominarlo con total soltura, consiste en 3 fases, el primer paso es lanzar hacia atrás, el segundo paso es la llamada pausa y el paso final es el lance hacia delante. Para poder conseguir una distancia más larga deberemos de aumentar el tiempo de pausa. Sin duda poder ser un experto en esta técnica supone un reto para cualquier pescador.

Podemos diferencias en el fly fishing distintos tipos y usos de moscas:

Mosca seca

La gracia de este tipo de señuelos es que quede justo en la superficie del agua imitando a los insecto de este tipo, para conseguir este efecto, las moscas secas se fabrican con plumas y materiales con lata flotabilidad.

Mosca ninfa

Estas moscas quieren parecerse a las larvas de las moscas cuando estas se encuentran bajo el agua. Para poder conseguir que las ninfas se hundan se construyen con un menor número de plumas flotantes y se les coloca un pequeño plomo.

Mosca streamer

Ideal para la trucha, ya que este tipo de moscas imitan a los alimentos propios de dicho pez. Los streamer toman forma de crustáceos, o peces pequeños.

Pesca embarcada

Nos referimos a una modalidad que se realiza desde barco o embarcación en busca de grandes monstruos marinos usando cañas y carretes muy potentes y de gran fuerza, las cañas son cortas y tienen un puntero en forma de rodillo o rondana y las bobinas de los carretes albergan grandes cantidades de hilo de nailon.

El trolling o pesca al curricán es un estilo deportivo que se basa en arrastrar un señuelo artificial desde la barca mientras navegamos por el mar o lagos. Estos excitadores o planeadores nadan en la superficie o medio fondo, la profundidad viene dada gracias a una bola de acero que se coloca en el sedal, de esta forma el señuelo atraerá con su movimiento grandes presas marinas. Es habitual el uso de cañas de pescar de gran calibre para poder pelear con peces de tamaño considerable, respecto a su longitud varían entre los 2 y 3 metros como mucho.

El artificial es enganchado con el hilo y con la lancha o embarcación navegando, dejamos caer la muestra al agua hasta que se aleja una distancia considerable, aproximadamente 50 metros de la embarcación, es ahí cuando impedimos que corra la línea haciendo “bailar” al planeador produciendo unas vibraciones atrayentes. Lo habitual es que la pesca embarcada se realice entre 3 pescadores, dos de ellos utilizan el estilo del curricán y otro desde la parte delantera del barco, la proa, pesque a spinning por ejemplo. El conductor de la barca controla la velocidad de la embarcación para que los señuelos de trolling se mantengan a una distancia adecuada y evitando enredos y enganches con el fondo, eso sí, cuando el pez pica, la embarcación se deberá de detener incluso parando el motor.